Pattie Boyd (Layla)
Pattie Boyd (Layla)

«Layla» es un himno del Rock, pero también es Pattie Boyd, una ex modelo y fotógrafa inglesa, de quien se enamoraron dos amigos a la vez: Eric Clapton y George Harrison. Pero, ¿qué pasó?

Empecemos. ¿Quién era Layla?

En el año 1964, Pattie Boyd conoce a George Harrison durante el rodaje de la película «A Hard Day’s Night«, donde la modelo realizaba el papel de una colegiala en el tren donde viajaban The Beatles. Pattie Boyd y George Harrison se casaron en 1966.

A principios de los años 70, la relación con Harrison se complica. Las supuestas infidelidades del beatle y su excesivo interés en las exploraciones religiosas, hicieron que el matrimonio llegara a su fin en 1974. Un año antes, Boyd tuvo un romance con Ronnie Wood, integrante de los Faces junto a Rod Stewart y futuro miembro de The Rolling Stones. Esta aventura surgió cuando Harrison invitó a la esposa de Wood a un viaje a España. Años después, Harrison se casa con Olivia Trinidad Arias quien le da su primer hijo, Dhani.

En 1979, nuestra Pattie Boyd se casa con Eric Clapton, amigo de George Harrison. Se cuenta que Clapton estuvo enamorado de Boyd desde que ella tenía 17 años. La adicción a las drogas de Clapton y la infertilidad de Boyd, hicieron que la relación fuera tormentosa. Más tarde Clapton rechaza someterse a un tratamiento para su alcoholismo, mientras que Boyd comienza una relación con el fotógrafo Will Christie. Se separan oficialmente en 1989.

En la actualidad, Pattie Boyd se dedica a exponer fotografías y escribir acerca de sus años de matrimonio con Harrison y Clapton. Vamos, ring ring caja.

Layla: la canción

«Layla» es una canción del álbum Layla and Other Assorted Love Songs de unos de los primeros grupos de Clapton, Derek and the Dominos. Está basada en una historia real, en la que una princesa obligada por su padre debe casarse con una persona distinta al joven que está locamente enamorado de ella, volviéndose éste loco. La historia tuvo una gran repercusión en Clapton.

La canción está basada, además de en la historia anterior, en el amor no correspondido de Pattie Boyd. Durante la grabación del álbum, Pattie y Eric ya se veían a escondidas, aunque era difícil mantenerlo en secreto. Clapton tenía la esperanza de que la canción le ayudaría a conquistar definitivamente a Pattie, y que ésta abandonaría a su marido por él. En el libro de Pattie Boyd, «Wonderful Tonight: George Harrison, Eric Clapton, and Me» escribió:

Nos vimos a escondidas en un piso de South Kensington. Clapton me había pedido que fuera porque quería que escuchase algo nuevo. Encendió el radiocasete, subió el volumen y sonó la canción más potente que jamás escuché. Era «Layla», trataba sobre un hombre que se enamora perdidamente de una mujer que le quiere pero no está disponible. Me la puso dos o tres veces, mientras miraba mi cara para ver mis reacciones. Mi primer pensamiento fue que todo el mundo me iba a reconocer.

Boyd se divorció de Harrison en 1977 y se casó con Clapton en 1979. Harrison demostró no tener rencor por la ruptura asistiendo a la boda junto a Ringo Starr y Paul McCartney. Durante su relación, Clapton compuso otra canción para Boyd llamada «Wonderful Tonight». Clapton y Boyd se divorciaron en 1989, después de años de peleas. Pattie Boyd llegó a decir de Clapton que era un ser abominable, expresión compartida por su posterior esposa, Lory del Santo.

¿Qué es «Layla» para mí?

Hasta aquí he recopilado documentación de internet, siempre con un margen de credibilidad, porque lo de «abominable» me parece muy fuerte. Para mí abominable es que alguien airee su vida particular involucrando a otra persona sin su permiso, y todo por la pasta.

Pero «Layla» está por encima de todo esto. Como decía en la primera frase del artículo, «Layla» es un himno. Su riff inicial es impactante, las siguientes notas agudas sobre dicho riff te superan, y el cambio donde empieza la letra, sencillamente magistral. No me canso de escucharla.

Básicamente hay dos versiones, la original eléctrica y la acústica. A mí personalmente me gusta más la eléctrica, tiene mucha más fuerza. Simplificando el riff inicial, la versión acústica me sorprendió cuando la escuché por primera vez. Para eso es una versión. Fíjate en la cara que pone Clapton cuando arranca la canción: se pregunta si el público la reconocerá…

Además, te dejo también una curiosa versión jazz de Layla y, cómo no, la letra.

Y a ti, ¿qué versión te gusta más, la eléctrica o la acústica?

Foto Pattie Boyd: Fuente: deviantart. Autor: LilyanWilbury

«Layla» – Electric

«Layla» – Unplugged
https://youtu.be/ZtxO1gwbHPQ

«Layla» – Jazz version


What’ll you do when you get lonely
And nobody’s waiting by your side?
You’ve been running and hiding much too long.
You know it’s just your foolish pride.Layla, you’ve got me on my knees.
Layla, I’m begging, darling please.
Layla, darling won’t you ease my worried mind.

I tried to give you consolation
When your old man had let you down.
Like a fool, I fell in love with you,
Turned my whole world upside down.

Layla, you’ve got me on my knees.
Layla, I’m begging, darling please.
Layla, darling won’t you ease my worried mind.

Let’s make the best of the situation
Before I finally go insane.
Please don’t say we’ll never find a way
And tell me all my love’s in vain.

Layla, you’ve got me on my knees.
Layla, I’m begging, darling please.
Layla, darling won’t you ease my worried mind.

¿Qué harás cuando te encuentres sola
Y nadie esté esperando a tu lado?
Has estado corriendo y escondiéndote demasiado tiempo
Sabes que es sólo tu estúpido orgulloLayla, estoy de rodillas
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Layla, querida, alivia mi mente atormentada

Traté de consolarte
Cuando tu hombre te falló
Como un tonto me enamoré de ti
Pusiste mi mundo patas arriba

Layla, estoy de rodillas
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Layla, querida, alivia mi mente atormentada

Arreglemos esto lo mejor posible
Antes de que me vuelva loco
Por favor, no digas que no hay solución
Y dime que mi amor no es en vano

Layla, me tienes a tus pies
Layla, te lo estoy rogando, querida, por favor
Layla, querida, no alivias mi preocupada mente

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Pasku

    Hola Jesús
    Pues, respondiendo a tu pregunta, me gusta más la eléctrica, por que fue la primera, por la melodía de la guitarra tan característica, por la progresión de acordes sobre la que canta Clapton, por el cambio final junto al piano, por tantas cosas… es una canción increíble, de las que han marcado historia.
    Mucho Blues!

    1. Jesús

      Bueno Pasku,
      Gracias por tu comentario «armónico». Sí, es verdad, la parte instrumental final de Layla tiene vida propia, y tu «primo» Clapton la omite en la versión acústica. Ya le vale!
      Cuando quedemos nos marcaremos el riff inicial.
      Un abrazo,
      Jesús

  2. Paloma

    Después de oir las tres versiones, reconozco que la que más fuerza tiene es la eléctrica. Yo no me muevo como pez en el agua musicalmente hablando, no entiendo de «riffs» ni de cambios, es decir, que no puedo analizar como vosotros… pero tengo bastante buen oído y puedo decir si me suena bien o no… y ¡suena, suena!!
    La versión de jazz, me parece absolutamente genial. No la contemplo en la comparación porque se sale de los esquemas. Es una rareza para disfrutarla en un punto y aparte.
    De todos modos, me quedo con la acústica por dos razones: porque es la versión que escuché en directo en un concierto de Clapton en el Royal Albert Hall de London, que jamás olvidaré… (me puso los pelos de punta) y porque mi chico la toca en casa con su acústica, y la cantamos juntos… y eso -me vais a perdonar- es lo que siempre queda: los maravillosos momentos donde la música es capaz de transportarte!
    Felicidades por el blog! Poco a poco, creo que me voy culturizando musicalmente, cosa que he tenido abandonada demasiado tiempo.

    1. Jesús

      Paloma,
      La música son muchos aspectos técnicos, pero ante todo es SENTIMIENTO. No hace falta «saber» nada para amar la música, sólo escuchar y fluir. Y tú, además de buen oído, tienes buenos sentimientos.
      Sí, en el Royal Albert Hall «Layla» fue acústica. Un concierto inolvidable en un escenario histórico.
      En cuanto a tu motivo por el cual prefieres la versión acústica, pues eso, volvemos a los sentimientos, a un estado que va más allá de la música y conecta a dos personas.

      Gracias por tu comentario y espero leerte más por aquí.
      Jesús

Deja una respuesta

El responsable de este sitio es Jesús Sánchez León. La finalidad es gestionar los comentarios, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos es Webempresa (el hosting de este blog, ubicado en España) y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos.