Blues

To be blue significa, en inglés coloquial, estar triste, melancólico. Pero para los afronorteamericanos la misma frase tiene un sentido mucho más complejo. Para muchos músicos de blues significa el valor de enfrentarse a la vida.

Aquí está el principal malentendido que se sigue propagando en mucha literatura superficial respecto al blues, y sobretodo en traducciones de sus textos.

B.B. King actuando en la Casa Blanca
B.B. King actuando en la Casa Blanca (foto de Eric Draper)

Cuando B.B. King canta y pregunta ritualmente «If you really dig the blues, say yeah.» (si realmente os socava el blues, decid sí), ello equivale a la identificación con el cantante; está buscando una comunión, una intimidad entre público y cantante. Muchos blues tradicionales comienzan con «Woke up this morning» (me desperté esta mañana). Esta frase es una fórmula ritual de expresar el espíritu del blues: despertar, abrir los ojos, ver la realidad ante uno.

Los cantantes de blues cuentan la realidad que viven: malos sueldos, discriminación, problemas con la mujer o el hombre, el sexo, el alcohol… Pero el blues sólo puede ser queja como exposición, en su conjunto es más bien agitación.

Tras el despertar («Woke up this morning»), viene el levantarse, y en algunos casos irse, pues la partida es uno de los mitos centrales del blues: movimiento y capacidad de actuar. Todos los fantasmas tradicionales que aparecen en los textos de blues, el back door man (el hombre de la puerta trasera), la mighty tight woman (la mujer severa y grande), la evil gal (la chica malvada), son conjurados y se llama a la acción.

Fred McDowell
Fred McDowell, uno de los más genuinos representantes del blues del Mississippi (foto de Fred Seibert)

La comunidad negra americana exige del cantante de blues que sea compositor, improvisador, poeta, cantante, instrumentista, divertido y, sobretodo, le asigna un papel psicoterapéutico que ejerce para él mismo y su auditorio. Fred McDowell, uno de los más genuinos representantes del blues del Mississippi, lo explica sencillamente:

Estaba acostado y no conseguía dormirme. Sentía una gran opresión. Daba y daba vueltas. Me levanté, cogí mi guitarra y el blues salió de mí por ella. Todo me pareció fácil. Me volví a la cama y me dormí.

Una técnica para enfrentarse y enfrentar al auditorio a las frustraciones y a las angustias.

La guitarra en el blues

En la utilización de la guitarra los cantantes de blues desarrollaron una técnica particular casi autodidacta. Así nacieron el fingerpicking, técnica que se emplea para tocar a la vez ritmo y melodía, el flatpicking, en el que el músico toca la melodía nota por nota con una púa, y la sorprendente técnica bottleneck o slide, que consiste en que el guitarrista pasa un dedo de su mano izquierda (si es diestro), por un cuello de botella serrado, deslizándolo por las cuerdas. Se obtiene un efecto que recuerda el sonido de la guitarra hawaiana.

Pero lo mejor es escuchar estos estilos.

Fingerpicking

Flatpicking

Slide guitar

Fuente: Enciclopedia Maestros del jazz. Editorial Planeta-De Agostini, S.A., Barcelona (1988)

¿Qué es el blues para mí?

Estoy completamente de acuerdo con lo que se puede leer en nuestra Entrevista a Graham Foster. El bueno de Graham decía:

El Blues no es simplemente una secuencia de acordes de doce compases; es un estado mental y todo cabe dentro de él.

En general no queremos ser muy técnicos en este blog, hablando de la estructura del blues, de su armonía, escalas… incluso de la séptima menor. No. El blues es un estado de ánimo, es una terapia donde afloran tus fantasmas y los vences. Pero repasemos algunas negritas que hay en el artículo:

El blues significa valor de enfrentarse a la vida; es despertar, abrir los ojos, ver la realidad ante uno; es queja como exposición, pero en su conjunto es más bien agitación; es movimiento y capacidad de actuar.

Estoy hablando de temas transversales a la música. Se trata de pensar en ti, en tu trabajo, en tus amigos, en tu pareja (si la tienes). En tu vida. ¿Hay algo que no te guste? Pues ya sabes:

Woke up this morning.

Pero ante todo es… sentimiento.

Gracias Paloma por la foto del artículo

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. paco

    Genial hermanito.
    No voy a añadir más.

    1. Jesús

      Gracias amigo. Yo sí añado una cosa: sigue leyéndonos. Seguidores como tú nos ayudan a mejorar.

      Un abrazo,
      Jesús

  2. Pasku

    Gran artículo brother!
    Apreciar esta música y dejar que te conquiste es maravilloso. Creo que la música, ya sea el Blues, el Rock, el Jazz, o cualquier música hecha desde el corazón, te motiva, te hace reaccionar, te cambia el estado de ánimo, pasa a ser parte de tí, de tu vida, la haces tuya, pasa a ser la banda sonora de tu vida, con todo lo que conlleva eso.
    La música que fluye desde el interior del ser humano, como en este caso el Blues, fluye para liberar los males que nos rodean e invitarnos a cambiar la situación, nos hace reflexionar, reaccionar y actuar en consecuencia.
    Siente el Blues, vive el Blues.
    Abrazos

    1. Jesús

      Tú lo has dicho todo brother. Poco más que añadir. Una vez que te atrapa la música, ya no hay nada que hacer, sólo sentirla.

      Seguimos…
      Jesús

  3. Miguel Angel

    Fantástica página Jesus. Me cuesta entender como hay gente que no escucha música. Yó no imagino mi vida sin ella. Es de las cosas que más feliz me hacen. Gracias por lo que aprendido acerca del blues por este articulo. Un abrazo.

    1. Jesús

      Hola Miguel Ángel!
      Es lo que tiene el Blues, que cuando lo descubres ya estás atrapado para siempre. Negros, blancos, hombres, mujeres, instrumentos, voces… todos se convierte en SENTIMIENTO!
      Gracias por participar!
      Un abrazo!
      Jesús

Deja una respuesta

El responsable de este sitio es Jesús Sánchez León. La finalidad es gestionar los comentarios, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos es Webempresa (el hosting de este blog, ubicado en España) y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos.