Travellin Brothers - Sala Clamores (Madrid), 25-04-2015Llueve sobre mojado. Ya habíamos catado a los Travellin Brothers en El Loco Club (Valencia), 15-11-2014, y ya sabíamos cómo se las gastaban: rhythm and blues, swing, blues, jazz, funk… y de nuevo estos tíos te van llevando a su terreno con desparpajo y sentido del humor, mezclándose con el público, poniendo toda la carne en el asador.

Ladies and gentlemen, septimamenor tiene el honor de compartir el show de Travellin’ Brothers en la Sala Clamores (Madrid, 25-04-2015). Ocupen sus localidades. All right!

Después de comer en Madrid, pateamos un poco el barrio de Salamanca y acabamos en el Hard Rock Café, lugar de visita obligado para los músicos. La verdad, es una de las pocas «americanadas» que me gustan. Calmamos nuestra sed y partimos hacia la Sala Clamores. Una hora antes, fila 1, gintonic en ristre; todo estaba preparado. Tocaran lo que tocaran, hicieran lo que hicieran, Manuela, Antonio, Paloma y yo estábamos entregados.

Nuestro primer contacto con los Travellin’ había tenido lugar en marzo del año pasado, escuchando Radio 3, en el programa «El Sótano«, cuando empezó a sonar Ballroom 24. Nos enganchó. Fue terminar el programa y lo siguiente, buscar información en Internet. Vimos algunos vídeos de esta banda, un descubrimiento musical como hacía tiempo que no encontrábamos. Encargamos su último disco, el que habían estado promocionando en R3: Magnolia Route… no era fácil de localizar. Lo compramos. Nos enamoramos. Te atrapaba el ritmo, el sonido. Llevaban diez años rodando… y los acabábamos de descubrir!

Nos enteramos de que venían a Valencia (aquí nunca viene nadie!), a la Sala El Loco Club. Por supuesto, queríamos ver su directo, en esta ocasión venía la banda representada por un octeto, como ya os contamos en aquella crónica que escribimos. Sorprendieron. Nos calaron hondo. Al mes siguiente tocaban en Bilbao, con su big band particular, compuesta en su totalidad por gente de su tierra, en un Special Christmas… Hubiéramos ido de haber sido posible, pero esas fechas eran intocables con trabajo y compromisos! Demasiado lejos de Valencia para una escapada.

Después estos chicos de Leioa (Vizcaya) se fueron de viaje a recorrer medio mundo con su formación base y original: un sexteto, que a partir del concierto al que pudimos asistir (esta vez, sí, en Madrid), tienen nombre y apellidos; se han hecho un hueco definitivo en el estante de nuestra música favorita y han ocupado definitivamente el primer puesto en conseguirnos emocionar con ella.

Travellin’ Brothers se presentaban en su combo esencial: bajo, guitarra, batería, piano, saxo y voz. Actitud, energía y complicidad en estado puro.

Sabíamos lo que nos esperaba: un cóctel con base de buen blues, mezclando con swing, jazz, gospel y soul. Músicos excepcionales, que poco a poco han ido incorporando temas propios hasta terminar creando -después de 5 discos- su primer álbum con sus propias melodías y letras, que lo mismo te tocan un bajo que un contrabajo, una batería que una tabla de lavar ropa a la que le arrancan la percusión con dedales de coser, un piano que una melódica… recordando las mejores composiciones que en los años veinte a cuarenta tocaran grandes bandas, como lo fuera la de Duke Ellington. Ser original hoy en día y ser bueno… eso es éxito seguro. Sí, musicalmente sabíamos lo que nos esperaba… pero sólo musicalmente (que no era poco).

En realidad, esta banda que ya no necesita ensayar, es algo más que talento, buen gusto, armonía o ritmo. Y no es que me parezca poco. Eso solo ya es la leche! Pero hay muchos buenos músicos en este país, muchos con gran talento, con sonido limpio y claro, con buen gusto también… entonces, ¿dónde está la diferencia? ¿Qué es lo que hace a Travellin’ Brothers especiales?: su parte humana… algo que a veces olvidamos todos en esa carrera que nos ciega queriendo ascender a número 1 de todo.

El buen rollo que hay entre ellos, el buen humor, la complicidad, el compañerismo, la ilusión… solamente con ese fondo se puede conseguir conectar y transcender como ellos lo hacen. En cada bolo se dejan la piel.

No entiendo cómo Jon no se queda sin voz en cada actuación; elocuente, ocurrente, divertido y elegante, cualidades para convertirse en el mejor showman. A Aitor le saltó la primera cuerda casi en la cara, pero es un puro torrente lo que corre por sus dedos… No fue ningún problema seguir con 5 cuerdas para seguir vibrando con todo lo que hierve dentro de él. La percusión de Isi rompe cualquier intento de relax; es puro ritmo en vena; él, junto con Eneko son los que marcan las pautas y encauzan la fuerza intensa de cada canción. Ander y Alain imprimen caracter, sentido, melodía, a veces imposible, siempre con un sonido impecable. Cada uno se deja sentir como es. Todos los demás lo complementan. Y eso pasa con cada uno de ellos.

El conjunto es simplemente una obra maestra. Ese collage nunca ensayado, siempre fresco, natural, real y sincero, llega al público. Y -estoy segura- el público les devuelve entusiamado ese sentir con sus gestos, con su baile, con sus aplausos… Y entonces ocurre lo que solamente tiene cabida en el directo: cada persona presente, músico o público, se fusiona en un estado con el que ni las terapias más caras podrían soñar: te ríes, te diviertes, flotas, bailas…

Eso es lo que tienen de especial.

Aitor, presentando orgulloso a su banda, ganadora del Concurso Europeo de Blues de 2015, dijo en Sala Clamores:

Gracias por venir y defender el directo, en particular por venir a ver a Travellin’ Brothers.

Creo que no me equivoco si digo que el impulso general hubiera sido contestar esto que aprovecho para hacer ahora:

Gracias a vosotros, por hacernos disfrutar y sentir la música. Es un privilegio ser parte de este show.

Y lo que es seguro es que si está en nuestra mano, iremos a verlos siempre que podamos. Vale la pena. Para muestra, este botón:

Travellin’ Brothers en la Sala Clamores fueron:

  • Jon Careaga – Voz principal
  • Aitor Cañibano – Guitarra y voz
  • Eneko Cañibano – Bajo y contrabajo
  • Ander Unzaga – Piano y piano eléctrico
  • Isi Redondo – Batería
  • Alain Sancho – Saxo alto y voces

Travellin Brothers - Sala Clamores 15

Entrada escrita por Jesús & Paloma.
Gracias Paloma por las fotos y vídeos

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Antonio Alcaraz

    Fantástico artículo. Los detalles de una velada inolvidable, descritos con absoluta precisión, me han llevado, de nuevo, a revivir el concierto y la escapada con el mismo entusiasmo. Gracias amigos

    1. Jesús

      Eso es Antonio!
      Ayer, tumbado en el sofá, volví a leer la crónica y me imaginé a los Travellin’ tocando en mi salón, llevando a cuestas el contrabajo 😉
      Iremos a verlos con la big band, será la guinda!
      Gracias por tu participación! All right!

      Un abrazo,
      Jesús

Deja una respuesta

El responsable de este sitio es Jesús Sánchez León. La finalidad es gestionar los comentarios, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos es Webempresa (el hosting de este blog, ubicado en España) y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos.