Travellin Brothers Teatro Arriaga Bilbao

Son escapadas donde todo encaja, donde todo tiene sentido, donde una cosa lleva a la otra. Amigos, la mejor gastronomía, ciudad con encanto… y la guinda: los Travellin’ Brothers en el Teatro Arriaga de Bilbao.


Los habíamos visto en Valencia (Sala El Loco Club), y en Madrid (Sala Clamores). Nos faltaba su hábitat natural, Bilbao, donde Sus Majestades Vascas se mueven como pez en el agua.

Paloma me regaló, no sin suspense, un viaje estas Navidades. No me dijo dónde, pero mi sentido común nivel cero y un par de piezas, bastaron para descubrirlo.

  • Objetivo: concierto de los Travellin’ Brothers.
  • Dónde: Teatro Arriaga de Bilbao.
  • Cuándo: 30 de diciembre de 2018. 19:00 h.

Llegamos a la ciudad vasca la tarde del 29 de diciembre, Manuela, Antonio, Paloma y un servidor. Tras una rápida toma de contacto con nuestros alojamientos, dimos un pateo por el casco viejo y nos enchufamos el primer artefacto: pintxo + zurito. Buen arranque.

Este blog es musical, y por tanto no quiero escribir una entrada gastronómica. Para eso ya está El Tercer Brazo de Paloma. Pero debo nombrar el tartar y solomillo de atún, las mollejas de cordero, el revuelto de hongos, el chuletón… Un poderío de sabores, mezcla de materia prima de máximo nivel y cocina de champions.

Pero el main course, como decía, eran los Travellin’. Después de 15 años de trayectoria, y tras 1000 conciertos ofrecidos desde Estados Unidos hasta China, pasando por toda Europa, lo celebraban a lo grande en el mítico y majestuoso teatro Arriaga de Bilbao. 1001 conciertos!!!!!

Travellin Brothers Teatro Arriaga Bilbao

El evento se ha grabado en audio y vídeo, y supondrá el noveno disco de Travellin’ Brothers. Estaremos al loro.

Travellin Brothers Teatro Arriaga Bilbao

La banda, para mí en el mejor estado de forma de su carrera, repartió su buena dosis de blues y música norteamericana de raíces (góspel, soul, jazz…). Además de un buen puñado de temas de su último disco, se escucharon nuevos arreglos y ritmos de sus clásicos, incluso alguna canción nueva (o al menos yo no había escuchado antes).

El invitado de lujo fue Earl Thomas. Tal como lo presentó el guitarra y alma máter de la banda, Aitor Cañibano:

Un tipo nacido en las plantaciones de algodón, que lleva el blues en sus venas.

Poderosa su voz.

El mérito de los Travellin’ Brothers es mayúsculo, ya que según Aitor:

No se ha valorado lo suficiente lo que hemos conseguido, quizá por hacer un estilo que no es mainstream, o porque somos de Bilbao y no estamos en el centro del meollo. No lo sé, pero creo que es difícil encontrar una banda como nosotros que desde la nada, sin apoyos, esté presente en el mundo entero.

Por supuesto que te valoramos Aitor. Seguiremos vuestro rastro allá donde vayáis. Sois muy grandes!!!!!!

Eskerrik asko Travellin’ Brothers! Hasta la próxima!

Paloma, ¿estás por ahí?

Hacía mucho que no escribía en este blog, pero la ocasión lo merece, porque ni todos los días hay un directo de unos músicos de esta talla, ni tampoco es fácil disponer de la noche X y la hora H precisa cuando se da ocasión semejante.

Y es que si bien -como anticipa Jesús arriba- mi temática habitual no es la música, una servidora disfruta como una enana con el buen ritmo y el saber hacer. Y de eso, hubo mucho la tarde-noche del domingo!

Me pasaron las dos horas del concierto en un suspiro. Fue un regalazo poder participar en vivo de la grabación del próximo disco, y fue un privilegio escucharlos de nuevo, cosa que nunca me deja indiferente ni me deja de sorprender. Uno de los momentos más intensos para mí fue el pase a cuatro manos de los teclados: únicos, brillantes! (necesitaba destacarlo particularmente, porque me sobrecogió).

La música de los Travellin’ es el resultado sin duda ninguna del esfuerzo personal que cada uno de ellos y sin excepción pone para hacer de su participación una pieza indispensable del equipo. Solo hay que ver la puesta en escena, donde la diversión, la complicidad y la apariencia de lo naturalmente sencilllo se disparan, para darse cuenta del enorme trabajo que hay detrás, de la profesionalidad que garantiza resultados obvios y de la sintonización -no solo musical- que une a esta «familia», en la que si faltara uno solo de sus miembros, ya no sonaría igual.

Resultado: Un teatro abarrotado hasta la bandera de gente, respeto y admiración; el ritmo filtrándose por cada poro, borrando distinciones y etiquetas: no importa no entender de música, solo sentirla… y en eso, las 1200 personas que tiene de aforo el teatro Arriaga, vibramos a una de la mano de estos «grandes».

Gracias, una vez más! Nos veremos, seguro!

Jesús y Paloma.

Jesus Aitor Canibano Paloma
Jesús, Aitor Cañibano y Paloma

Deja una respuesta

El responsable de este sitio es Jesús Sánchez León. La finalidad es gestionar los comentarios, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos es Webempresa (el hosting de este blog, ubicado en España) y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos.